Que bonito sería que todos los zoológicos del mundo siguieran este ejemplo.

Un Zoológico de Río de Janeiro tomó a decisión de eliminar las barreras llamadas jaulas para lograr el bienestar y felicidad de los animales que lo habitan. Sus terrenos ahora serán un Bioparque que desde julio, será el hogar en el que miles de especies vivirán libremente. Los turistas podrán seguir visitando el lugar, pero no como un zoológico, si no como un lugar donde los animales viven en su espacio, tan libres como el viento.

UNA EXPERIENCIA PARA SER LIBRES.

El espacio, localizado en los jardines de la Quinta de Boa Vista, que hasta el día de hoy, era un zoológico más, uno de tantos, lleno de especies de la región amazónica y el territorio brasileiro, se manejara de manera diferente a partir de la mitad del año, implementando ahora un concepto conocido como «encerramiento inverso«. Si te preguntas en qué consiste este concepto, te diremos que no es más que la liberación de los animales que antiguamente habitaban en jaulas. Ahora serán libres, sin barreras, sin obstáculos. Libres de todo lo que quieran hacer, además, esto, no será ningún impedimento para que los visitantes puedan interactuar con ellos.

Este zoológico, cuenta con una vasta cantidad de elefantes, leones, tigres, osos y aves. Se espera que además puedan albergar con esta nueva modalidad otros animales como jirafas, esto con la intención de la creación de un programa genético que ayude con el nacimiento de nuevos ejemplares en el sur del continente americano. Todo esto serviría además para diversificar la fauna de la zona y aportar a la investigación científica de estos animales.

PROYECTO CON MAGNITUDES GIGANTESCAS.

Llevado a cabo con una inversión de alrededor de 20 millones de dólares y un grupo de al menos 120 trabajadores, el gobierno de Rio no ha escatimado en gastos para ofrecer un nuevo concepto en el camino hacia la sostenibilidad. Desde la construcción de nuevos y amplios espacios que permitirán imitar los hábitats naturales de cada especie, la migración de las jirafas en un vuelo con una capacidad casi espacial, hasta la inclusión de nuevos espacios de investigación apoyados por varias universidades de la región.

No Cabe duda alguna, una renovación enfocada en encontrar un camino con un futuro prometedor tanto para el ámbito científico como para el biológico del país, pero, lo mejor, encontrar un espacio donde los animales puedan ser protagonistas libres y sin ningún tipo de obligación más que encontrar su camino y su bienestar en la manada.

Fuentes: Jardín Zoológico de Rio De JanerioEFE América