¿Sabías que…?

Hay una ardilla cuya cola recuerda a la de un pavo real

Todos sabemos o tenemos en mente como es la cola del pavo real como ejemplo paradigmático de exageración a la hora de conquistar al sexo contrario: normalmente la cosa es un lastre estético que unicamente sirve para tener más éxito reproductivo (lo cual, irónicamente, no hace más que propagar esta tendencia). Además de atraer a las hembras, también sirve, al menos, para proteger su territorio de posibles depredadores.

Pero entre los mamíferos también hay criaturas con colas extremadamente grandes y llamativas. A continuación, la cola más voluminosa identificada en un mamífero.

Ardilla de tierra copetuda

La ardilla de tierra copetuda (Rheithrosciurus macrotis) es originaria de la isla de Borneo. Su cola extraordinariamente mullida es un 30% mas larga que su cuerpo, lo que le convierte en el mamífero con la cola más grande en proporción a su cuerpo.

El echo de este apéndice tan mullido no está del todo claro. No obstante, las personas que investigan sospechan que puede servir para que la ardilla parezca más grande y, por tanto, más amenazadora para sus depredadores.

También existen informes (no confirmados científicamente) de cazadores locales que afirman que atacan a animales incluso 3 veces su tamaño. Así pues, dado que algunas historias locales informan que el Rheithrosciurus algunas veces ataca a animales más grandes, destripándolos, recibe el apodo de «Ardilla Vampiro».

En cuanto a colas se refiere, los contendientes más cercanos, cuyas colas son simplemente tan voluminosas como sus propios cuerpos, están la zarigüeya rayada común, que tiene una cola prensil para escalar; la ardilla planeadora, que navega con su cola como timón; y el gato de cola anillada, que usa su cola para mantener el equilibrio durante las acrobacias en los árboles.