Nuestro planeta está surcado de paisajes insólitos, espacios naturales parecidos a Marte o colores que harían las delicias del mismísimo Van Gogh. Sé bienvenido a los 11 lugares más raros del mundo. ¡Y cuidado con el Síndrome de Stendhal!

Podrían ser un sueño de Dalí, la postal de un cuento de hadas, el lugar en el que aterricen -o hayan aterrizado- alienígenas y ovnis, una estampa digna de cómic de ciencia-ficción o el paraje de un planeta lejano, ¡pero están entre nosotros! Si eres un ávido viajero querrás conocer los paisajes más raros del mundo: en este artículo te traemos una pequeña muestra de ellos ya que en la Tierra se cuentan a puñados, cada uno de ellos con sus secretos, historias, particularidades, clima o cultura.

Spotted Lake, el espectacular lago multicolor de Canadá

Spotted Lake se encuentra en el valle fronterizo de Okanagan, región antiguamente poblada por los indios nativos y que hoy en día sigue siendo de las pocas reservas indias en Canadá. También conocido como lago Kliluk, sus formas geométricas y su reluciente variedad cromática son algunos de sus rasgos distintivos. En total, tiene 365 pozas, especialmente visibles cuando está completamente seco en verano, ya que se encuentra helado en invierno.

Hace cientos de años, el agua era el remedio sanador y terapéutico para los indios, que crearon en torno a ella numerosas leyendas. Los cambios en los colores obedecen a su riqueza mineral, ya que tiene sulfato de magnesio, calcio, titanio o plata.

Pamukkale, el palacio de algodón en Turquía

Precisamente, Pamukkale significa “castillo de algodón” y se trata de uno de los lugares más peculiares y bellos del planeta. Con 2.700 metros de extensión y una altura de 160, este lugar parece cubierto de nieve, pero en realidad se encuentra en una zona templada y el material que lo recubre se trata de residuos de carbonato de calcio y diferentes minerales del agua de sus fuentes, solidificados en forma de cascadas y piscinas de caliza y travertino.

Aguas termales terapéuticas y atardeceres de color rosa que te parecerán un ensueño componen los atractivos de este castillo de algodón, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO junto a la Hierápolis, una antigua ciudad helena situada en lo alto de su montaña.

El lago Hillier en Australia, una fantasía de color rosa

Esta maravilla que puedes apreciar en la foto se trata de un lago australiano de 600 metros de longitud situado en la isla Middle, la mayor isla del archipiélago de La Recherche en la zona occidental del país. Aunque parezca una fantasía manipulada por Photoshop, no lo es: su color rosado es permanente y no cambia si se vierte en un vaso. 

¿De dónde procede su inusual color? De la presencia de dos bacterias que sobreviven a su elevada cantidad de sal: la dunaliella salina y las halobacterias.

Badab Soort, los curiosos escalones de Irán

Badab Soort (en persa: باداب سورت ) se trata de un espectacular enclave natural en Mazandarán en el norte de Irán, situado 95 kilómetros al sur de la ciudad de Sari y 7 kilómetros al oeste de la aldea Orost. Su particularidad son sus formaciones escalonadas de terrazas de travertino que se han creado a lo largo de miles de años con el agua fría que fluye de dos manantiales de aguas termales minerales, encargadas de depositar el mineral de carbonatos en la ladera de la montaña.

Río Tinto, el caudal español que parece vino

Su color rojizo te encandilará, pareciendo que te encuentras en medio de Marte o flotando en una gigantesca piscina de vino. No tendrás que recorrer muchos kilómetros para verlo, ya que se halla al sur de España, a lo largo de la provincia  andaluza de Huelva, Andalucía.

El increíble color rojo de su caudal obedece a la meteorización de minerales que contienen sulfuros de metales pesados a lo largo de todo el río y sus yacimientos. El PH de sus aguas es muy ácido y oscila entre 1,7 y 2,7. Por extraño que parezca, entre sus aguas viven algunas especies de hongos y algas endémicas, por lo que la NASA lo investiga debido al parecido con las aguas de Marte.

Socotra, la isla encantada de Yemen

Parece un sueño lisérgico o una experiencia onírica, pero existe de verdad. Se trata de la isla de Socotra, también llamada Socotora y conocida como la isla encantada de Yemen, que forma parte de un archipiélago formado por cuatro islas en el océano Índico.

Si viajas a ella, probablemente verás animales que parecen fantásticos o árboles plenamente desconocidos, ya que en su interior y debido al aislamiento geográfico existen cerca de 700 especies únicas en todo el mundo, razón por la que el archipiélago fue inscrito como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en el año 2008.