Se calcula que en México aproximadamente 500 mil perros y gatos son abandonados cada año