Los caninos, sin duda, pueden sentir tanto o más que las mismas personas, y esta historia lo demostrará, una vez más. Cuando un hermoso cachorro perdió a su madre, no pudo abandonar el lugar donde sucedió esto. Un hombre que lo vio, pensó que sería bueno adoptarlo, pues así el pequeño canino, no tendría que pasar hambre y tendría un lugar digno para vivir.

Esto, sucedió en China, sin embargo, el hombre que quiso adoptar al cachorro, decidió permanecer en el anonimato. Cuando este hermoso ser humano vio al cachorro, pensó que era de alguien, pues estaba en muy buenas condiciones, bien cuidado. No obstante, al día siguiente volvió a pasar por el mismo lugar y le pareció extraño que la criatura continyara allí. Una vez más lo vio, y pensó que si lo volvería ver, lo adoptaría.

Fue así, que el hombre pasó una vez más por el lugar donde se encontraba el cachorro y decidió llevárselo a su casa. A pesar de sus buenas intenciones, al día siguiente, el pequeño canino salió corriendo luego de ver al hombre salir de casa. El hombre, inmediatamente notó esto y decidió seguirlo, cuando este llegó a su destino, no fue mucha su sorpresa.

El cachorro perdió a su madre y no podía dejarla ir.

El pequeño volvió al mismo lugar en el que fue encontrado antes de ser adoptado, y se recostó allí. Era como si estuviera esperando algo o a alguien. El hombre no podría comprender lo que estaba pasando, fus cuando una mujer se acercó y le dijo tiernamente al cachorro «¿todavía sigues aquí?. Al ver esto, el joven le preguntó a la señora si sabía, qué es lo que había sucedido.