El cuerpo humano es una estructura compleja, una máquina perfecta y fascinante. A pesar de que la ciencia ha sido la encargada de estudiar cada parte de nuestro cuerpo desde hace muchísimo tiempo, no se ha logrado conocer en su totalidad todo lo que realiza.

Los años de estudios han revelado cientos de datos de nuestro cuerpo, muchos de los cuales han logrado sorprender a la humanidad. Estos son algunos de los más increíbles. ¡Y están ocurriendo dentro tuyo en este momento!.

1.- Los ojos hacen más ejercicio que las piernas.

Los músculos de nuestros ojos se mueven mucho más de lo que imaginas ¡Aproximadamente 100.000 veces al día!. ¿Sorprendente’¿no?.

Para que te des una idea de cuánto es eso, deberías saber esta relación: para que los músculos de la pierna hagan la misma cantidad de ejercicio, deberías caminar aproximadamente 80 km por día. Ni si quiera un atleta de alto rendimiento lograría esta hazaña.

2.- Nuestro Aroma es tan único como nuestras huellas digitales.

Todos sabemos que las huellas digitales, son la forma más común de identificarnos, pues únicas, pero, ¿el aroma?. Bueno, ahora sabemos que cada persona tiene un aroma único, debido a las feromonas. Sorprendentemente, los gemelos idénticos, son los únicos que tienen el mismo olor.

Según la ciencia, las mujeres siempre huelen mejor que los hombres. Y la nariz puede recordar hasta 50.000 aromas.

3.- Producimos piscinas de baba

La función de la saliva es envolver el alimento para que no raspe ni desgarre las paredes del estómago.¡wow!, yo pensaba que solo era para que nuestra garganta no se resecara xD.

¿Sabes qué es lo más curioso? A lo largo de la vida, una persona genera saliva suficiente como para llenar dos piletas de natación.¡sorprendente!

4.- Puedes ver un óvulo a simple vista.

El espermatozoide es la célula más pequeña del cuerpo. Caso contrario al óvulo que es el más grande.

El óvulo es la única célula del cuerpo lo suficientemente grande como para poder verse a simple vista.

Para poder ver a un espermatozoide tendrías que usar forsozamente un microscopio.

5.- El tamaño del pene puede ser proporcional al pulgar.

Existen muchos mitos alrededor de este tema. La ciencia dice que el de un hombre promedio, mide aproximadamente 3 veces el tamaño de su dedo pulgar. Ahora ya no pensarás que solo es un mito.

Pensamos que los niveles de testosterona prenatal podían tener algo que ver con la longitud del pene y, por tanto, dado que la formación de los dedos también está influida por esta hormona, también jugaban un papel», afirma Tae Beom Kim

Coordinador de una investigación al respecto del Hospital Gachon Gil de Incheon

6.- El corazón podría mover un coche.

El corazón es un órgano sumamente importante dentro de nuestro, cuerpo, su mal funcionamiento podría derivar en graves problemas de nuestra salud, o incluso la muerte.

La presión que genera al bombear la sangre, si saliera del cuerpo, podría alcanzar los 10 metros de distancia.

¡Date una idea!. La potencia generada al día por un corazón en correcto funcionamiento movería un automóvil durante 32 kilómetros.

7.- Nada es tan inútil como parece.

Hablábamos de una máquina perfecta. Pues es tan así que, cada parte de nuestro cuerpo tiene un sentido dentro del contexto. Pongamos de ejemplo el dedo meñique, puede considerarse una parte quizá no tan importante, pero sin él, tu mano perdería el 50 % de su fuerza.

8.- Eres el responsable de todo el polvo que se junta en tu casa.

El polvo que vemos por todos lados, el que se acumula en el suelo, en los muebles, está compuesto de un 90 % por células muertas de nuestro cuerpo. Así que hagas lo que hagas, limpies cuanto limpies, siempre habrá polvo en la casa.

9.- El calor corporal es más de lo que imaginas.

Solo para que te des una idea, el cuerpo humano libera suficiente calor como para hervir casi medio litro de agua.

10.- Lo que crece más rápido.

¿Alguna vez te has preguntado que es lo que crece más rápido en tu cuerpo?. La respuesta NO son las uñas, si era lo que estabas pensando. Es el Vello facial el que crece mucho más rápido que el de cualquier otra parte del cuerpo.

11.- Huellas únicas.

Ya sabemos que nuestras huellas dactilares son únicas, que los aromas también a excepción de los gemelos. Bueno, mencionado esto te decimos que también la lengua de cada persona es una marca de identidad, pues esta, tiene huellas únicas e irrepetibles.

12.- La lengua nunca descansa.

Nuestra lengua se está moviendo todo el día. Se expande, se contrae, se aplana, se vuelve a contraer. Al final del día, lo más probable es que la lengua haya hecho varios miles de movimientos.

Apuesto, que mientras leías esto, tu lengua se movió muchísimas veces e incluso lo notaste porque pusiste atención en ella.

13.-Tienes más pupilas gustativas de lo que imaginas.

Siendo específicos, son alrededor de 3000. Sí, has leído bien, tres mil. Cada una de ellas permite identificar distintos sabores: amargo, salado, agrio, dulce y picante. Gracias a ellas podemos sentir la felicidad al comer algún alimento, o la desesperación en el caso del picante.

Aunque, no todo el mundo cuenta con la misma cantidad, esa razón explicaría el porqué no todos podemos percibir los mismos sabores.

14.- Los hombres y mujeres escuchan de manera diferente.

La manera en que los hombres y las mujeres piensan, actúan y toman decisiones es diferente y esto es bien sabido. Los investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Indiana descubrieron que estas diferencias se aplican incluso en la manera en que ambos sexos escuchan. Los hombres procesan sonidos con un solo lado del lóbulo temporal del cerebro, mientras que las mujeres usan ambos lados para este propósito.

Con razón nunca entendemos bien lo que quieren decir :D.

15.- Los bebés pueden curar a sus madres en el vientre.

Toda mujer embarazada, se cuida, se alimenta bien y siempre está al pendiente de que su bebé está bien mientras está dentro del cuerpo de la mamá. Sin embargo, debemos mencionar, que también los bebés cuidan de sus madres desde dentro del útero. El feto, puede enviar sus propias células madre a los órganos dañados de su progenitora para restaurarlos.

La transferencia e incorporación de estas células embrionarias en los órganos de la madre se llama microquimerismo uterino